Únete a nosotros

QUÉ BUSCAMOS:

Nuestro Bufete se encuentra en constante crecimiento y demanda de profesionales que quieran comenzar su carrera en nuestra firma, por ello, estamos abiertos a incorporar a Abogados y Economistas que deseen desarrollar su carrera en una firma ya consolidada, pero con una fuerte proyección de futuro. Han de estar dotados de habilidades de trabajo conjunto, y poseer capacidad de análisis y resolución de problemas. Además, se tendrá muy en cuenta el conocimiento de idiomas, y la realización de estudios de preparación de oposiciones cualificadas y /o de postgrado.

También a jóvenes licenciados caracterizados por una excelente formación académica, un alto nivel de compromiso con la profesión y un fuerte deseo de superación.

Estamos abiertos a incorporar a profesionales cualificados y de reconocida experiencia que quieran compartir nuevos retos.

En nuestra firma, crear un ambiente positivo de trabajo es fundamental. A la hora de evaluar cada posible incorporación tenemos en consideración los valores técnicos, profesionales y personales del candidato, sus actividades extra-profesionales, y su participación e interés por actividades culturales o de acción social etc.

QUÉ OFRECEMOS:

El Bufete lleva treinta años actuando en el sector de la Asesoría Jurídica y Económica-Financiera, siendo su posición actual la de una firma sólida con una marcada tendencia al crecimiento. Consideramos que el mantenimiento de un buen ambiente de trabajo es esencial para que nuestros Abogados y Economistas puedan desplegar con plenitud todo su potencial.

Ofrecemos la posibilidad de desarrollar sus capacidades en un entorno dinámico, potenciando sus aptitudes desde el primer día mediante una formación continua y la atribución de responsabilidades directas. Todo ello, sobre la base del rigor, la ética y la calidad en el trabajo.

Asimismo, fomentamos la superación personal estableciendo la posibilidad de realizar carrera profesional en el Bufete. Nuestro organigrama prevé el paso por tres estados diferentes: Becario, Asociado y Socio. Cada uno de los grados se alcanza en función de la experiencia que adquiera nuestro letrado y de la respuesta que proporcione a las responsabilidades que se le atribuyan.

También tenemos convenios con las dos Universidades más importantes de Sevilla para las prácticas de los alumnos y la incorporación de becarios.

ENVÍANOS TU CURRICULUM:

Si estás interesado en trabajar con nosostros y pertenecer a nuestro equipo, mándanos tu currículum a la siguiente dirección de correo electrónico, y te responderemos lo antes posible. Muchas Gracias.

Únete a Nosotros

El Tribunal Supremo, en su Sentencia en 950/2018, de 19 de marzo,con número de Recurso de Casación Contencioso Administrativo 2070/217, ha admitido que en determinados supuestos, los ingresos obtenidos por un abogado en el ejercicio de su profesión, por su actuación de defensa procesal en un litigio cuya duración se haya extendido más de dos años cuando se perciban de una sola vez o en varias en el mismo ejercicio, se consideran generados en un periodo superior a dos años a los efectos de acogerse a la reducción de un 40% de los rendimientos netos prevista al efecto en el artículo 32, párrafo primero, de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio(en adelante, LIRPF). No obstante, partimos del ejercicio fiscal del año 2009, y el citado artículo 32 párrafo primero ha sufrido modificaciones derivadas del artículo 1.19 de la Ley 26/2014, de 27 de noviembre, por la que se modifican la Ley 35/2006 , de 28 de noviembre , del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas ,el Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de no residentes, aprobado por el Real Decreto Legislativo 5/2004, de 5 de marzo , y otras normas tributarias. En la actualidad, la versión aplicable al ejercicio fiscal del 2017 es la siguiente: “Los rendimientos netos con un período de generación superior a dos años, así como aquéllos que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, se reducirán en un 30 por ciento, cuando, en ambos casos, se imputen en un único período impositivo. La cuantía del rendimiento neto a que se refiere este apartado sobre la que se aplicará la citada reducción no podrá superar el importe de 300.000 euros anuales. No resultará de aplicación esta reducción a aquellos rendimientos que, aun cuando individualmente pudieran derivar de actuaciones desarrolladas a lo largo de un período que cumpliera los requisitos anteriormente indicados, procedan del ejercicio de una actividad económica que de forma regular o habitual obtenga este tipo de rendimientos” Pero, en el ejercicio fiscal de 2009 al que alude la citada Sentencia del Tribunal Supremo 950/2018, de 19 de marzo, el precepto legal que se recoge en el Fundamento Cuarto contenía la siguiente regulación: "Los rendimientos netos con un período de generación superior a dos años, así como aquéllos que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, se reducirán en un 40 por ciento. El cómputo del período de generación, en el caso de que estos rendimientos se cobren de forma fraccionada, deberá tener en cuenta el número de años de fraccionamiento, en los términos que reglamentariamente se establezcan. No resultará de aplicación esta reducción a aquellos rendimientos que, aún cuando individualmente pudieran derivar de actuaciones desarrolladas a lo largo de un período que cumpliera los requisitos anteriormente indicados, procedan del ejercicio de una actividad económica que de forma regular o habitual obtenga este tipo de rendimientos" El Tribunal se encarga principalmente de resolver las siguientes cuestiones (fundamento tercero): 1.- Si los ingresos obtenidos por el recurrente por los servicios jurídicos documentados obtenidos en el ejercicio de su profesión por los que se reclama, se integran dentro de una de las dos hipótesis definidas en el apartado primero de dicho precepto, es decir, si se trata de rendimientos netos con un período de generación superior a dos años. 2.- Concretar los conceptos jurídicos indeterminados de la habitualidad y de la regularidad, a la profesión de abogado globalmente considerada, o a lo que sea habitual o regular para el contribuyente cuya declaración haya sido objeto de comprobación fiscal. 3.- Precisar a quién corresponde la carga de probar la concurrencia de la salvedad o excepción prevista en el reiterado apartado tercero. En cuanto a la primera de las cuestiones, el tribunal responde lo siguiente: “la primera conclusión que debemos establecer es que los rendimientos percibidos por un abogado, en el ejercicio de su profesión, como retribución por sus servicios de defensa jurídica en procesos judiciales que se han prolongado más de dos años y se han percibido a su finalización, en un solo periodo fiscal, deben entenderse, a los efectos de su incardinación en el artículo 32.1, párrafo primero, de la ley del IRPF, como generados en un periodo superior a los dos años. Con ello no hacemos sino seguir la doctrina establecida en nuestra sentencia de 1 de febrero de 2008 (recurso de casación para la unificación de doctrina nº 183/2003), que se remite a su vez a otra anterior de 15 de julio de 2004, pronunciada en el recurso de casación para la unificación de doctrina nº 1364/1999, referida ésta a un arquitecto.”(fundamento tercero). Respecto a la segunda, en el Fundamento Cuarto se establece: “…a efectos de la excepción contenida en el párrafo tercero del mencionado precepto, la regularidad o habitualidad de los ingresos cuya concurrencia descarta aquella reducción ha de referirse al profesional de cuya situación fiscal se trate y a los ingresos obtenidos individualmente en su impuesto personal, no a la actividad de la abogacía o a características propias de ésta, global o abstractamente considerada”. Y la tercera de las cuestiones se resuelve de la siguiente manera: “..obviamente, tal carga incumbe a la Administración, quien por ende habrá de afrontar las consecuencias desfavorables derivadas de su falta de prueba". Para acceder a la sentencia completa pinche aquí.  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR