Reseña de la STS 788/2017, de 9 de marzo

/, Otros/Reseña de la STS 788/2017, de 9 de marzo

Reseña de la STS 788/2017, de 9 de marzo

Hoy realizaremos, por la novedad que representa en relación a la jurisprudencia que “atemperaba” últimamente esta cuestión, una breve reseña sobre la reciente Sentencia del Tribunal Supremo 788/2017, de 9 de marzo.

Todo comenzó cuando Roque y Agustina, los recurrentes, acordaron un préstamo hipotecario con la entidad bancaria Caja Rural de Teruel, por importe de 270.000€. Dicho préstamo podía devolverse en cuotas mensuales. En el contrato se establecía que “el tipo aplicable al devengo de los intereses ordinarios de acuerdo con lo establecido en los párrafos anteriores no podrá ser, en ningún caso superior al 8,00 por ciento nominal anual, ni inferior al 3,00 por ciento anual”.

Los recurrentes impugnaron dicha clausula, debido a que consideraban que les dejaba en una gran posición de indefensión, y que no fueron debidamente informados acerca de su inclusión en el contrato. La petición fue desestimada en primera instancia, ya que el tribunal consideró que estaban bien informados del contenido de la clausula tras evaluar varias pruebas (mismo tipo de letra en el contrato, explicación por parte de la notario…). Dicha sentencia fue recurrida ante la Audiencia Provincial de Teruel, que confirmó lo dictado, puesto que a su juicio cumplía con los requisitos de transparencia exigidos para la validez de las clausulas suelo (claridad en la redacción, el texto aparecía resaltado, se había aplicado una clausula menor de lo que la entidad suele aplicar normalmente, lo que derivaba en que había sido negociada…). Tras esta resolución ambos recurrentes presentaron recurso de casación ante el TS.

El TS considera que el motivo alegado por los recurrentes (no acomodación de lo dispuesto en la “Sentencia 241/2013 de 9 de mayo”, sobre parámetros a seguir para controlar la transparencia de las clausulas suelo) no es válido, puesto que “el control de contenido no puede referirse «a la definición del objeto principal del contrato ni a la adecuación entre precio y retribución, por una parte, ni a los servicios o bienes que hayan de proporcionarse como contrapartida, por otra, siempre que dichas cláusulas se redacten de manera clara y comprensible»” (Fundamento de Derecho Segundo, 2), doctrina respaldada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. El TS considera también que “la cláusula cumple los requisitos de transparencia exigidos por la sala”, pues no hay que olvidar que lo relevante es que no es necesario que los tribunales “tenga[n] que mencionar todos y cada uno de los parámetros empleados por la sentencia 241/2013, de 9 de mayo, para poder concluir, en aquel caso, que las cláusulas enjuiciadas superan el control de transparencia” (Fundamento de Derecho Segundo, 7).

Como conclusión, terminamos señalando la relativa novedad de esta sentencia, que estimamos de interés.

Haga click aquí para acceder al texto íntegro de la resolución

2020-07-21T10:02:01+00:0003/20/2017|Novedades, Otros|

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Se ha suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Bufetebq utilizará la información que proporcione en este formulario para ponerse en contacto con usted y proporcionarle actualizaciones.